sábado, 22 de febrero de 2014

Analgesia casera



Y cuando la cabeza te pide un suicidio asistido porque ya no puede más. Cuando esa cefalea insoportable te visita como en cada cambio de estación, y una guillotina comienza a parecerte una buena elección ( aunque rime con tonadilla de canción), cuando ya llevas tres pastillas de colores diferentes y te sientes yonqui, cuando el cuello es un mero nudo que te ata al dolor, cuando las únicas ganas que tienes de levantarte de la cama es para saltar por la ventana... de pronto, en el fragor del calor de las mantas te quitas la parte de arriba para no morir sofocada, y los pezones, ladinos y astutos ellos, comienzan a pensar por su cuenta.  Piensan que es un buen momento para ponerse duros, para rozar la sábana que te cubre e intentar traspasarla. Y en una especie de delirio doloroso y febril, te pellizcas  uno, y gimes un poquito, un muchito por esta puta cabeza, y un poquito por ese pezón juguetón y travieso. Aburrida como una mona y desesperada en este sábado de funeral y oscuridad, deslizas las manos por debajo de la cinturilla de las mallas, bajas tus bragas y a dos dedos comienzas a masturbarte. Índice izquierdo, índice derecho, vuelta y vuelta, y otro poco más. Los anulares y corazones, apartan los labios mayores y menores, acarician la suave e incipiente húmeda piel. Ahí te olvidas casi por completo de la cabeza, la migraña y la puta madre que los parió, y te conviertes en un coño inmenso e infinito con dos tetas que piden guerra, y te das a ellas, te vuelves su esclava, comienzas a suspirar y jadear en soledad allí debajo de la ropa de cama. Es una paja deliciosamente lenta, como si te follase el tiempo. Abres las piernas hasta que los pies se te salen por cada extremo del colchón, y mientras exprimes jugosamente el clítoris, te da por meterte la otra mano por esa oquedad carnosa y querenciosa. Ahora sientes más placer que dolor, ojalá durase para siempre.  Lo alargas lo más que puedes, lo ralentizas, lo detienes, vuelves, cambias la mano por un objeto de formas sensuales y penetrantes, y te violas con él mientras le gritas a la nada. Te corres insoportable y escandalosamente. Era inevitable. 

Corres a lavarte esas manos manchadas de tí, y el martilleo vuelve a llamar a la puerta. Abres la ducha mientras te zampas otro ibuprofeno más, y rezas para que no te encuentren muerta de sobredósis antiinflamatoria, con el bote del suavizante del pelo encajado entre tus piernas.

14 comentarios:

  1. Esa manera de terapia para el dolor es mucho mejor que estar tomando pastillitas, lo malo es que dura más bien poco. Claro que se puede volver a empezar.
    Un besazo Pommette!!!

    ResponderEliminar
  2. Es que los tenías abandonados y decidieron ponerse duros y llamar tu atención, y parece que les funcionó (y a ti, por un rato al menos). Con estas lecturas el frío se vuelve en calor. Muacks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo jamás los abandono, ¡ ellos nunca lo harían!

      Eliminar
  3. que el bote tiene mucha más suerte que muchos don juanes que conozco, muchas chicas incluida algunas ex novias encontraban en el bote una excusa para satisfacer sus ansias masturbatorias, y de mirar el bote tan sólo digo, porque no nos dieron un pene de ese grosor, de seguro que el bote no tendría tanto éxito.... encantadoras líneas como siempre, me ponen más que cachondo, elevan mis ansias de seguir caminando por el mundo, se mirar más culos, más pezones duros, con aquella sonrisa retorcida de saber que desean cuando sus dueñas fingen no tener idea de sus motivos..... besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de el bote, depende del momento....

      Caminar va fenomenal para la salud, encantada de ayudarle en sus paseos.

      Eliminar
  4. Un orgasmo siempre es bueno para el dolor de cabeza!!
    Qué tienes pequeñita? Tú también estás gripal?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cositas de pequeñitas y sus pupitas ;)

      Muas.

      Eliminar
  5. Me gusta mucho como po describes, me parecia ser esa sabana cercana a tu piel, espiandote desde la penumbra y viendote gozar.
    Mejorate; besos

    ResponderEliminar
  6. Ibuprofeno?... IBUPROFENO??... en serio???
    Mujer, no jodas...!!. De qué coño estás hablando(¿?). Bueno, sí. Del tuyo. Es evidente, pero...
    Sarna con gusto no pica. O algo parecido.

    Mecagonlafilarmónicadeberlín...!!. Qué te he dicho yo... ¿Eh?. ¿Eh? :
    ENANTYUM 25 mg granulado en sobres vía oral (yo lo he probado vía rectal y no es lo mismo, necesitas alguien para que te meta un embudo en el culo y sople con cierta destreza).

    Y en cuanto a la analgesia casera... ¿que no sabes que dura mientras dura dura?. Ainsss...
    Los efectos secundarios tiene su miga : Crecida incontrolada de pelo en las palmas e interior de los dedos de las manos y ceguera irreversible. O por qué crees que actualmente yo soy un cruce entre Chubaca, y el topo mascota de la O.N.C.E.


    Pdta. : Eso sí. Ojo con el enantyum que no es compatible con ciertos analgésicos, relajadores musculares y/o/u antiinflamatorios. Consulta con el farmacéutico y dile lo que has tomado antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joé con el farmacéutico.
      ¿ Vienes con libro de recetas? ¡¡ Hágame cuatro, o cinco!!! Que viene la primavera muy joía.

      Y yo que me chupo todos los efectos secundarios de todo, fíjate, con ésto no tengo problema. :) Como una rosa, oyes.

      Eliminar
  7. Igual, apuesto por esta botica natural para sanar el cuerpo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Increible metodo para olvidarte de los dolores y preocupaciones.

    Saludos

    ResponderEliminar