martes, 11 de marzo de 2014

Pommette se pone tierna



Hay veces en las que alguno de vosotros traspasa el blog, la distancia e incluso la pantalla, y se me cuela en casa, entonces me susurra o me grita algo en la oreja, casi siempre doy un bote en la silla o el colchón.

Puede ser sólo una frase, una retahíla de preguntas o una fasciannte conversación.  Minutos u horas. Y lo que me gustan esos ratitos que nunca se sabe como acabarán. O sí, o no. Según. 

Ayer hablaba yo a las tantas de la mañana con un amigo ( mola que un lector se vuelva amigo, ¿ verdad?, es ese puntillo interactivo de la cuestión que resulta altamente seductor), de manera distendida. Una charla de nada en concreto y de todo en general. Hasta que en una batería de preguntas me suelta de repente: ¿ Y tú qué es lo más grande que te has metido por el coño?

Primero te ríes, luego te asustas, luego te vuelves a reir, y entonces te invade la incógnita muda. A ver como sale una indemne de una pregunta así. Hasta que te das cuenta, de que te lo han preguntado de una forma tan natural, abierta y cortés, como si la duda hubiese sido de que marca son las galletas que tomo por la  mañana; y que además no esconde dobleces. Entonces lo mejor es contestar igual de natural, abierta y cortés, y seguir riéndonos y charlando, aunque logicamente la conversación derive por otros derroteros. Y tampoco pasa nada. Incluso hasta es agradable a ratos, muy agradable, puede que en algunos minutos sexy también, y sensual, y adictivo. 

Y todo éso, porque mi amigo sabe. Sabe ser inteligente ( hay inteligentes que no saben ser, creedme), sabe cómo preguntarme, sabe poseer una naturalidad y desparpajo sorprendentes, sabe tratarme, sabe cuidarme, sabe cómo decirme cada frase o pregunta en el momento preciso y de la manera concreta.  Es un hombre estupendo, muy divertido, con un coco enorme y bien amueblado y muy respetuoso. A veces el muy bobo, me pone super cachonda. Es un niño fantástico.

Por cosas así, vale la pena este blog. Además de por sí mismo, de mi peculiar manera de compartir el sexo, de mi adicción a escribir, de mi vena sexual y sensual, estas cosas endulzan los altibajos del viaje bloggero. Como la vida misma. Como la pura y puta realidad. 
Siempre habrá un polvo para un descosido. 
Éso es lo que cuenta.

29 comentarios:

  1. Envidio tu naturalidad y la forma en que te expresas, por esa razón nos llegas tan cerca.
    Siempre un placer leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Y es que hay personas que traspasan la pantalla sin necesidad de verlas en persona... por su intensidad, sus formas, por ser como son....

    Muakksssss

    ResponderEliminar
  3. Lo veo muy normal que te hiciera esa pregunta cuando el blog siempre gira en torno al coño, la polla y la paja. El tipo se debió creer la mar de ocurrente al preguntártelo. No obstante, se me ocurren varias preguntas que hacerte que nada tienen que ver con lo antes citado. Y es que yo soy más tonto que Abundio y cuando el Hacedor repartió la inteligencia yo me estaba depilando el escroto.

    ¡Te deseo mucha salud, Pommette!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que no hayas entendido el post.

      Igualmente .

      Eliminar
  4. Siempre intento aprender -sin mucho éxito- de aquellos que son inteligentes, y esta es una idea genial, por ejemplo, para cuando subes con una vecina en el ascensor -siempre se habla del tiempo- ahora ya sé qué decirle: "¿y tu, qué es lo más grande que te has metido por el coño?"
    ¡Qué gran idea! Ya me veo triunfador, el vecino más inteligente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hágalo cuando el ascensor vaya de bajada, jamás de subida... hágame caso.

      Eliminar
  5. Historias... para no dormir
    Ya conocía esa leyenda urbana, pero la versión que yo he oído es mucho menos inteligente
    ...donde va a parar, no hay color



    Por eso te digo : ¡Y un mojón!
    Cuídate, Pomelitos

    ResponderEliminar
  6. qué cachonda eres ¡por Dios!
    esa joyita que tienes entre las piernas yo creo que tendrías que cuidarla un poquito más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy, estoy... that's the question...

      Ay, lo cuido, hermana, no sabes cuaaaaanto lo cuido :D

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Y cuanto me alegro por ti Pommete. Me alegra ver que encuentres a alguien que sepa tratarte y tu disfrutes con el trato. Besos Guapa

    ResponderEliminar
  9. jajaja
    bueno, naturalidad la tuya, llevo a la naturalidad de él... es pura lógica, lo que se da, se recibe.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pura matemática, pura lógica, debería ser así, pero a veces.. ya sabes. :)

      Eliminar
  10. A PESAR DE LA DISTANCIA HAY PERSONAS CON LAS QUE GUSTA CHARLAR DE COSAS QUE CON PERSONAS QUE ESTÁN JUNTO A NOSOTROS NO PODEMOS.
    UN BESAZO POMMETTE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, no. yo no tengo problema de charlar de nada con nadie que sea mínimamente abierto. Tengo la lengua desatada.

      Eliminar
  11. Tu blog sin duda vale la pena por muchas más cosas. Muacks!

    ResponderEliminar
  12. Sí, pequeña, sí, los inteligentes, que saben, son los peores (mejores). Esas preguntas que te hacen dar un brinco son lo mejor de lo mejor!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las muñequitas son enormemente sabias. Besis.

      Eliminar
  13. tienes razón, siempre habrá un roto para cualquier descosido, sólo hay que abrirse completamente, destaparse, librarse de complejos y ataduras, de quitarse las tantas máscaras que uno mismo se va pintado sobre el rostro, sobre el cuerpo entero, pero desnudos, todos somos casi perfectos, de mente abierta y desnuda, todos somos compatibles, todos somos rotos y todos somos descosidos, pero con hipocresías y mentiras, nunca encontraremos igualdades, nunca....

    ResponderEliminar